Reseña "Destiny 2": podría convertirse en el destino favorito de todos los jugadores

Publicado el día 12 de Septiembre del 2017, Por César Ovando

Una continuación con pocos elementos importantes con mucho tiempo para encontrar su propia personalidad.

Aqui va un banner...

Los videojuegos pasaron a convertirse en experiencias sociales muy diferentes a sus orígenes competitivos y su evidente evolución narrativa. Con el inicio de la octava generación de consolas los desarrolladores se olvidaron de los personajes y le dieron el protagonismo a los jugadores, lo que no precisamente es una buena idea. Tres años después de que Bungie y Activision lanzaran Destiny con una aventura en línea que apenas daba pistas sobre el nuevo mundo en el que nos encontrábamos, terminamos volviendo a los orígenes del género y a lo que hoy podríamos definir como un título completo y no solo “salir a jugar con los amigos”. 

Lo anterior podría depender del tipo de jugador que eres, pero si algo ha demostrado la comunidad de Destiny es su interés sobre los planetas en lo que se disputan combates y el origen de las armas que portan sus Guardianes. Así llegamos con el primer choque emocional de la partida: la ciudad que nos recibió en la primera entrega está destruida, la torre que nos mostró el camino durante tres años cayó ante el Emperador Dominus Ghaul y nuestras habilidades como Guardianes desaparecieron. 

Ya hay un enemigo que debemos detener y una esperanza por la que dar el último aliento. Destiny 2 es un juego más personal, porque le tenemos cariño al universo que Bungie creó, pero que no conocíamos del todo. Desde que entramos al juego nuestra misión es muy distinta a la de subir de nivel o ganar luz para nuestras armas… luchamos por sobrevivir y eso sí es nuevo en un juego que solo estaba enfocado en ganar más y más puntos todos los días.