Anaid Ramírez | Reseñas 16/01/18

Positiva, alegre, y conmovedora: Si te gusta llorar tienes que ver 'Wonder'

En 2012, Stephen Chbosky sorprendió con su opera prima The Perks of Being a Wallflower  (Las ventajas de ser invisible), una cinta que de inmediato se convirtió de culto debido al impacto que tuvo en distintas generaciones. Después de eso, ¿cómo no seguir el trabajo de Chbosky?

Wonder, su nuevo proyecto, viene acompañado de estrellas de talla internacional como Julia Roberts y Owen Wilson, junto a los nuevos talentos de Izabela Vidovic y Bryce Gheisar. La cinta nos presenta a Auggie, interpretado por el extraodinario Jacob Tremblay, un niño que parecería tener la vida perfecta: una familia amorosa y todos los juguetes que puede desear...pero sufre una deformidad facial que lo ha obligado a estudiar en casa. El filme arranca justo cuando el protagonista da el gran paso de continuar su educación en el sistema escolarizado.

El director muestra aquí su habilidad para contar historias sobre madurez y crecimiento de los personajes pero, al tratarse de una cinta familiar, extrañarás el sello ácido y atrevido que mostró en su anterior trabajo. Se trata de una“feel good movie” en toda la extensión de la palabra: entretenida, esperanzadora y emotiva; aunque, para las últimas secuencias, la melcocha se la va de las manos y tanta felicidad llega a empalagar. De cualquier forma, es un producto  redondo y si eres fan de Star Wars la vas a disfrutar por todas las referencias a esta franquicia.

VEREDICTO:
Una cinta perfecta para ver en fin de semana ya que es positiva, alegre, y conmovedora. Los grinch aléjense de ella.

Comenta esta nota