Anaid Ramírez | Reseñas 17/10/17

Un primer vistazo a 'Las Tinieblas': una metáfora de la vida y de un 'algo', como un monstruo

Una de las razones por las que It Comes by Night no acumuló tan buenas críticas con su estreno en nuestro país, como ocurrió en otros territorios, fue por su similitud con la película mexicana Las tinieblas. Las dos se desarrollan en un bosque y parten de la supervivencia de una familia en un tiempo postapocalíptico para cuestionar la autoridad de la figura paterna.

¿La diferencia? Por un lado, It Comes by Night tuvo su premiere mundial en abril de este año; mientras que la producción nacional debutó en festivales de cine en octubre de 2016, cuando en Morelia se ganó el Premio del público. En segunda instancia, la cinta de Daniel Castro Zimbrón crea una atmósfera más tétrica ayudado, entre otros aspectos, por la banda sonora que realizó Carlo Ayhllon.

Las tinieblas habla de muchas cosas; de un ambiente familiar, de algo terrorífico, de una metáfora de la vida y de un 'algo', como un monstruo, que parece que convive siempre en la película”, aclara el compositor. Esa diversidad de puntos de vista lo motivó a elegir un género musical que pocas veces se utiliza para el cine de horror en México, la música contemporánea. “Funciona con ella para generar ese ambiente sórdido y apocalíptico, que genere suspenso y terror”.

Ayhllon optó por ese estilo musical porque implicaba la libertad de crear efectos con los instrumentos y jugar con ellos. Por ejemplo, una flauta normalmente emite un sonido, “pero en este caso se agrega un efecto llamado multifónico para que produzca hasta tres sonidos al mismo tiempo”, explica el nominado al Ariel a Mejor música original por segundo año consecutivo —la edición anterior lo hizo por Las elegidas—.

Para construir la música del filme, además de grandes compositores contemporáneos como Silvetti, Ayhllon tomó de referencia las creaciones de Berbard Herrmann, quien trabajó constantemente al lado de Alfred Hitchcock —como en Psycho— y musicalizó varios episodios de La dimensión desconocida. Así que ya puedes imaginar qué se escuchará en el bosque mientras el lobo no está.

Comenta esta nota