Reseña 'Mentes Criminales: Sin Fronteras': medianamente entretenida, pero con unos lindos paisajes

Publicado el día 06 de Septiembre del 2017, Por Stivi de Tivi

Una serie de fórmula probada que no le exige mucho al espectador.

Aqui va un banner...

SINOPSIS

El más reciente spin-off de Mentes criminales ya se encuentra en su segunda temporada. La serie sigue a una unidad del FBI dedicada a resolver crímenes y acudir en ayuda de estadounidenses que viven fuera de su país.

El equipo de Mentes criminales: Sin fronteras regresó en su segunda temporada dispuesto a  llevarte por todo el mundo, para apantallarte con escenas de acción que se enmarcan en lugares paradisiacos. Pero antes de hablar de su nueva entrega, es necesario recordar los orígenes del show.

Dirigida por Jeff Davis, en 2005 estrena un programa acerca de un equipo del FBI que se dedica a hacer análisis psicológicos y criminológicos para encontrar y capturar a los delincuentes más buscados. La serie llevó por nombre Mentes criminales.

Su carismático elenco y la facilidad con la que entendías cada episodio sin tener que seguir el programa con mucha devoción, ayudaron a que de inmediato se convirtiera en un exitazo. Tal fue su impacto que, a pesar de ir en su décima segunda temporada y no nos dejarás mentir, sigue siendo atractivo para los televidentes. Obviamente, cuando un productor prueba las mieles del éxito piensa ordeñar la vaca lo más que se pueda, hasta dejarla sin una gota de leche.

Por este motivo, el año pasado se estrenó Mentes criminales: Sin fronteras, segundo derivado de la franquicia —Suspecter Behavior fue el primero—, que gira en torno a otro equipo del FBI que proporciona asistencia a los estadounidenses que viven algún tipo de problema en el extranjero.

Cada episodio está situado en un país distinto; por ejemplo, en la pasada temporada, que constó de 13 episodios, se utilizaron locaciones de Japón, Francia, Marruecos, Cuba, España y México. Para este segundo round, la producción viajó a países como Colombia, Tanzania, Grecia y Corea del Sur.

En esta ocasión, se necesitaba a un equipo que pudiera resolver casos delicados sin importar la latitud del problema. Es por eso que se requirió de un director, que es el agente veterano Jack Garrett (Gary Sinise); una antropóloga y políglota, Clara Seger (Alana de la Garza); un especialista en informática, Russ Montgomery (Tyler James Williams); una médico forense, Mae Jarvis (Annie Funke), y un experto en adaptarse a cualquier cultura, Matt Simmons (Daniel Henney).

En la segunda temporada, la acción está rodeada de todo lo políticamente incorrecto y la historia está cargada de los típicos estereotipos que los gringos siempre usan cuando no están en su país. De hecho el programa encaja perfecto con la era Trump, porque la serie sólo se dedica a crear miedo de todo lo que no sea Estados Unidos. En pocas palabras, no la veas si comiste aguacate. 

VEREDICTO

Si no quieres que se te reviente la tripa, por aquello de la versión que muestran de lo no estadounidense, evítala o tómala con mucha calma. Se trata de una serie de fórmula probada que no le exige mucho al espectador. Es medianamente entretenida, pero con unos lindos paisajes.