Vimos la exclusiva de 'Into The Fade' en el GIFF y realmente valió la pena

Anaid Ramírez | Reseñas 3/08/17

Vimos la exclusiva de 'Into The Fade' en el GIFF y realmente valió la pena

SINOPSIS

En la Hamburgo actual, Katja (Diane Kruger) colapsa luego de que su esposo e hijo pierden la vida en una misteriosa explosión. Al mismo tiempo que intenta reponerse anímicamente, la mujer desea vengarse de los responsables del atentado.

Esta vez aparece con el rostro sin maquillaje ni la galanería de la actriz Bridget von Hammersmark, la misma que juega y brinda con los soldados alemanes en Bastardos sin gloria; pero Diane Kruger se hace presente en In The Fade con la misma necesidad de justicia —bueno, de venganza— ante las acciones de los alemanes y, ante todo, con una interpretación más protagónica y avasalladora.

La nueva cinta de Fatih Akin se narra en tres episodios, cada uno con una secuencia preámbulo que tienen la apariencia de ser una filmación casera, y desde la primera de ellas Kruger te emociona: está a punto de casarse con el amor de su vida, un hombre turco que está en prisión por alguna razón desconocida. A partir de ahí no hay momento en el que la actriz no te haga sentir “algo”, especialmente con lo que está por ocurrir.

La felicidad del matrimonio introductorio contrasta con la tristeza del capítulo inicial, en el cual su esposo e hijo mueren víctimas de una explosión en un barrio turco. Es imposible no conmoverse ante una Kruger que se traga el grito y el llanto mientras cae al piso, incluso al apreciarla en los intentos de serenidad, ya con los ojos hinchados y enrojecidos.

Pero más allá de la alegría o las lágrimas, conforme avanzan la cinta, ella te convence de su posición de esposa y madre que anhela un castigo para los responsables a través de las leyes. Te transmite sus frustraciones y te convierte en testigo de los conflictos internos que se detonan ante la crisis, de cómo eso transforma su deseo de justicia por necesidad de venganza. Entonces es fácil entender por qué le dieron en Cannes el premio a Mejor actriz.

Es imposible no destacar el trabajo de Kruger, pero afortunadamente el nuevo filme de Akin (The Edge of Heaven) presume de otras virtudes. Como la habilidad del cineasta para hacer una crítica al racismo de los alemanes hacia los migrantes sin caer en el panfleto; o la fotografía que se ilumina un poco más conforme avanza el duelo de la protagonista; o la maestría con la que convierte una situación dramática en un thriller; o la manera en la que plasma tanto ritmo e intensidad en un momento cumbre, que incluso te invita a aplaudir cuando éste concluye —algo que ocurrió durante su proyección en el Festival Internacional de Cine de Guanajuato—.

Pese a tener algunos diálogos predecibles y sin estar exento de tomas que aportan poco al desarrollo de la protagonista, el filme de Akin, quien fue el homenajeado internacional del GIFF, hace recordar la sed de venganza de Sympathy for Lady Vengeance; menos sangrienta, claro está, pero igual de efectiva y con un soudtrack un tanto depresivo —sí, escucharás un poco de Lykke Li—.

VEREDICTO

Haz lo posible por conseguirla en DVD, ya que aún no tiene estreno en México. Valdrá la pena la inversión y el tiempo de espera, por aquello de la importación. Si llega a cines nacionales, no dudes en ir para apreciar mejor los encuadres.

 

Comenta esta nota