'It Comes At Night': te llenará de miedo y cambiará la percepción que tienes acerca de la obscuridad

Anaid Ramírez | Reseñas 10/07/17

'It Comes At Night': te llenará de miedo y cambiará la percepción que tienes acerca de la obscuridad

SINOPSIS

Un virus mortal ha invadido a humanos y animales, por eso Paul (Joel Edgerton) ha construido un microuniverso a la mitad del bosque para mantener a salvo a su esposa e hijo. El sistema que ha establecido el clan se pone a prueba cuando una joven familia llega a la propiedad en busca de refugio.

Si creías que habías dejado atrás tu miedo a la oscuridad, el cineasta Trey Edward Shults teje una verdadera prueba para saber si lo superaste o no. Las sombrías imágenes de It Comes at Night (Viene de noche) te mantienen alerta, sabes que en cualquier momento algo malo aparecerá de entre ellas; no es el coco, ni la bruja, ni un diputado. No es algo que podamos ver y, sin embargo, te vas a apanicar con sólo mirar las expresiones de terror en los rostros de los personajes. 

Para su segundo largometraje, Shults (Krisha) apuesta por el thriller psicológico y lo traza a partir de una premisa postapocalíptica: el mundo ha sido invadido por un virus —casi como una plaga zombie— y la dinámica es “todos vs todos”. Pero más que mostrar un caos multitudinario, el cineasta circunscribe la acción a un pequeño y aislado sistema que han construido Paul (Joel Edgerton), su esposa Sarah (Carmen Ejogo) y su hijo Travis (Kelvin Harrison Jr.).

Una cabaña a la mitad del bosque es su refugio. La acondicionaron para hacerla impenetrable, en momentos también para la luz. El bunker se pone a prueba cuando una joven familia liderada por Will (Christopher Abbott) llega en busca de asilo al amparo del bosque. Pese a que logran entender la dinámica del clan de Paul, la tensión de los respectivos hombres de familia por salvaguardar la integridad de los suyos provoca un interesante choque de estructuras.

 

Shults nos engancha en la dinámica de la historia mediante hábiles movimientos de cámara convidándonos de la acción dosificando los acercamientos o los sutiles alejamientos con los que se ponen a prueba nuestros nervios, involucrándonos o poniéndonos a salvo alternativamente.

Se mueve meticulosamente detrás de los personajes, algo así como 180 grados, con la intención de mostrarnos casi todos los ángulos de la escena, y tiene pequeños pero estremecedores planos secuencia que no pierden encanto ante la esencial oscuridad de la cinta. La atmósfera claustrofóbica que Shults crea a través de la falta de luz en la locación principal, el interior de la casa se mantiene hasta en las tomas del bosque.

Simultáneamente, la tensión aumenta gracias a las pesadillas premonitorias de Travis, que se perciben vívidas y reales gracias a la interpretación de Harrison Jr. Pese a que It Comes At Night retoma algunos clichés del género, como el ambiente boscoso y la casa desolada, al igual que The Cabin In The Woods; se ensamblan exitosamente para mantenernos con los ojos bien abiertos urante toda la peli. El resultado es una pieza inteligente que invita a reflexionar acerca de los alcances de la supervivencia, en la que incluso uno es capaz de anteponerse a los suyos para salvarse a sí mismo.

VEREDICTO

Espeluznante por la atmósfera que crea y las situaciones extremas a las que lleva a sus personajes. El cuestionamiento de la figura paterna como autoridad es uno de sus ángulos más interesantes, aunque es algo que hemos visto antes y con una construcción similar; como el año pasado lo mostró en festivales la película mexicana Las Tinieblas.            

Comenta esta nota