'The Girl With All The Gifts': sin dudas el mejor filme de apocalipsis zombie que verás

Publicado el día 08 de Julio del 2017, Por Helen O' Hara

¿A quién no le gusta una buena película de apocalipsis y zombies?

Aqui va un banner...

SINOPSIS

Melanie (Sennia Nanua) creció en un mundo que sobrevive un apocalipsis casi zombi provocado por un hongo llamado Ophiocordyceps unilateralis. Vive bajo vigilancia extrema por razones que al principio son desconocidas, pero cuando su hogar es tomado por la horda y escapa, es claro que podría ser la clave para terminar la lucha.

The Girl With All The Gifts empieza con la jovencita Melanie (Nanua) examinando cariñosamente la foto de un gatito en una habitación de concreto. Su alarma matutina —una sirena— suena, alguien golpea en la puerta metálica y después es sujetada a punta de pistola antes de ser transportada a clase como si fuera un diminuto Hannibal Lecter.

Así es el alarmante principio de la adaptación de una heroína que hace que The Hunger Games parezca The Care Bear Movie.

¿Por qué esta niña tan dulce es tratada como si fuera un monstruo? La razón se va volviendo obvia cuando conocemos a su empática maestra, Miss Justineau (Gemma Arterton), al sargento Parks, un guardia a veces brutal (Paddy Considine), y a una investigadora clavada, la Dra. Caldwell (Glenn Close): un hongo infeccioso ha convertido a la mayoría de la humanidad en caníbales llamados “hungries”, hambrientos, que enloquecen cuando huelen sangre no infectada (algo no es tan lejano de la realidad como imaginarías: sólo busca en Google “zombie fungus” u “hongo zombi” y prepárate para tener pesadillas). La Dra. Caldwell sospecha que Melanie y su clase —niños infectados pero aún conscientes— pueden ser la clave para una cura. Pero su base fortificada es penetrada antes de que Caldwell pueda terminar su trabajo y un grupo pequeño, incluyendo a Melanie, emprenden la huída en busca de un lugar seguro.

La película está enclavada en el género zombi, desde el carnoso comentario social de Romero hasta la interpretación de un Londres devastado de 28 Days Later y el hongo asesino en The Last Of Us, pero la atmósfera tensa que muestra tiene más en común con la ciencia ficción desalentadora y británica de Threads o The Day Of The Triffids que con alguna grandilocuente catástrofe estadounidense. Mike Carey, adaptando su propia novela, ha creado un apocalipsis creíble, y él y el director Colm McCarthy (en apenas su segundo filme) lo usan como el entretelón para una historia moral sobre personajes comprometidos y complejos.

Close, Considine y Arterton son conocidos, claro, y hay más apoyo por parte de Fisayo Akinade y Anthony Welsh, pero es Nanua quien resulta ser la arma secreta: su Melanie es brillante y está dispuesta a aprender, pero es más atenta y analítica de lo que los adultos creen. La combinación de su asombro infantil y astucia a veces violenta en este nuevo mundo está muy bien equilibrada.

Detrás de las escenas más soleadas cuando ingenuamente explora su nuevo entorno se cuece un conflicto clásico entre las necesidades individuales y las grupales. La humanidad podría beneficiarse si Caldwell estudia a Melanie, pero Melanie no sobreviviría al procedimiento, y cuando el pequeño grupo de sobrevivientes finalmente tiene la oportunidad de verla como persona y no como rata de laboratorio, sus relaciones cambian. Parks, en particular, pasa de una hostilidad abierta a un tipo de mentoría protectora, mientras que Caldwell claramente comienza a dudar sus propias afirmaciones de que Melanie no es una niña de verdad.

Justineau se vuelve casi una figura maternal para la jovencita solitaria, pero le cuesta lidiar con el medio devastado del exterior.

A pesar de su creciente camaradería, todos los adultos siguen temerosos de ella, y si eso es una alegoría, lo es apenas. Todos los adolescentes medio que sospechan que en el fondo, los adultos preferirían que estuvieran atados, mientras que los adultos temen que sus críos los suplanten. Esa desconfianza intergeneracional está reflejada aquí de maneras sorprendentes al mostrar a Melanie desenvolverse en su nuevo medio. El apocalipsis que se desarrolla lentamente a su alrededor justificaría un cierto grado de desesperanza, pero el don de Melanie entre toda esa devastación es mantener su propia manera peculiar de tener esperanza.

Veredicto

El mejor filme tipo apocalipsis zombi. Sennia Nanua es un descubrimiento mayor, pero son el denso comentario social y los dilemas morales los que te obsesionarán.