'Guardianes de la Bahía': Peor que semana santa en Acapulco

Gio Franzoni | Reseñas 22/06/17

'Guardianes de la Bahía': Peor que semana santa en Acapulco

'Guardianes de la Bahía' era una idea genial para una serie de televisión, la combinación de las puestas de sol, la acción y (no hay que engañarnos a nosotros mismos) cuerpos bien formados rebotando en trajes de baño diminutos funciona bien para un capítulo de 20 minutos. Generó millones de espectadores en los 90. Aunque la verdad no estuvo tan bien logrado.

En el intento de resucitar la marca en pleno 2017, los escritores se enfrentaron a la pregunta: ¿debe ser una parodia nostálgica o una película cómica pesada que se parece muy poco al producto original? La respuesta, al parecer, es que nunca tomaron una decisión.

En tonalidad, 'Guardianes de la Bahía' gira como lo hace un bote conducido por un borracho sin miedo a la adrenalina, siendo así una de las comedias más mediocres en lo que va del año.

Dwayne Johnson es el sustituto de Hasselhoff, haciéndola del salva vidas  principal, Mitch Buchannon. Zack Effron es un patán al que le encanta la fiesta llamado Matt Brody, quien también es un nadador estrella que es apodado por sus amigos más viejos como “el cometa del vómito”. (Sí, vomita frente a la pantalla en más de una ocasión. ¡Vomitas es súper divertido!).

Jon Bass es Ronnie, un tipo nada agraciado que hace trucos con su pene. Y hay tres mujeres salvavidas—quienes son protagonizadas por Alexandra Daddario, Kelly Rohrbach y Ilfenesh Hadera—bueno pues, no te preocupes por ellas; la película se encarga bastante bien de ellas.

Cuando uno de ellos por fin encuentra algo heroico qué hacer, resulta ser parte de sus fantasías y quien realmente está salvando gente es Johnson. 

La trama, la cual incluye a un traficante de drogas y sus dos lacayos, se siente demasiado estirada y aunque pudo haber funcionado para el capítulo de una serie, que la historia sea planteada en dos horas la convierte en una locura insufrible.

Entre las escenas en las que es inevitable no reírse, hay algunas groserías, música de Notorious B.I.G. y, en un punto, un par de referencias a las mantarrayas. La playa no estaba lista para esto. 

Comenta esta nota