La vida de calabacín: Una joya para los amantes del stop motion

Publicado el día 22 de Junio del 2017, Por Jesús Chavarría

El alcoholismo provocó la muerte de la madre de Calabacín, por lo que debe ingresar a un orfanato. Al lado de otros chicos de su edad, el pequeño héroe aprenderá a crear vínculos de confianza y amor.

Aqui va un banner...

En el que representa el primer largometraje de Claude Barras, seguimos los pasos de un pequeño niño que, luego de perder a su madre, ingresa a una casa hogar en donde deberá aprender a superar la tristeza y el dolor entre niños que tienen sus tragedias particulares.

Como suele suceder con este tipo de producciones, lo primero que destaca es que está realizada con stop motion, una técnica tradicional que inherentemente se acompaña de una enorme carga de humanidad. Sin embargo, y para mayor sorpresa de todos, esto pasa a segundo término en el mejor de los sentidos, pues su manufactura casi artesanal está al servicio de un relato cuya encantadora espontaneidad sustenta una serie de códigos de lenguaje y comportamiento, que en todo momento nos remite a la mirada de los niños.