Cordero de Dios: Acontecimientos reales, violaciones y la Iglesia Católica

Publicado el día 22 de Junio del 2017, Por Anaid Ramírez

Anne Fontaine logró lo que muchos no: retratar desgarradoras historias reales, sin inflarlas de drama.

Aqui va un banner...

Es diciembre de 1945 y la Segunda Guerra Mundial está en sus últimos momentos. Una joven francesa enviada a Polonia, como parte del equipo médico de la Cruz Roja, descubre el secreto de un monasterio cerca de Varsovia: varias de sus habitantes fueron violadas por las tropas rusas que se instalaron en la zona. 

Acontecimientos reales, violaciones y la Iglesia Católica vuelven a conjuntarse en una película, ahora en una de Anne Fontaine. Esta vez el tema es un tanto distinto al de la ganadora del Oscar En primera plana (Tom McCarthy) y también nos traslada a otro punto en el tiempo; no se habla de sacerdotes pederastas en las últimas décadas, sino de unas monjas de Polonia que quedaron embarazadas tras ser abusadas sexualmente por unos soldados rusos durante la Segunda Guerra Mundial. 

El caso es complejo y toma otras dimensiones conforme avanza la película; si lo seguimos sin pestañear es porque la directora nos engancha a Cordero de Dios (Les innocentes) desde la primera secuencia. Una religiosa polaca camina a prisa en un bosque nevado, tiene la intención de pasar desapercibida y sus movimientos se camuflajean gracias a los colores de su hábito—negro y blanco–. La tranquilidad del paisaje se rompe cuando irrumpe en un centro de la Cruz Roja y en su lengua natal solicita ayuda a la primera mujer que encuentra, aunque las diferencias del idioma impiden a una doctora francesa entender que alguien está a punto de parir en el convento.