Lego Batman Movie

Jonathan Pile | Reseñas 22/06/17

Lego Batman Movie

Históricamente, el dogma supremo en lo que concierne a Batman es: oscuro y enojado es bueno, ridículo y cómico es malo. Solo comparen y contrasten las reputaciones de The Dark Knight (anarquía y política) y Batman & Robin (patinaje en hielo y batipezones). La verdad (como suele ser) es más compleja, pero resalta la incógnita que enfrenta The Lego Batman Movie – ¿puede funcionar esta versión cómica del Caballero Oscuro?

Por supuesto, la señales eran muy buenas – la versión intensa de Will Arnet fue de lo más disfrutable en The Lego Movie, y darle el papel principal no le quita nada de impacto. Batman es el héroe (en singular, así es como le gusta) de Ciudad Gótica. Pero cuando Barbara Gordon (Rosario Dawson) reemplaza a su padre como comisionada, sugiere que tal vez la estrategia de Batman de frustrar los planes malvados de los villanos, pero casi siempre dejarlos en libertad para planear un nuevo desastre, no es la forma más segura de proteger una ciudad.  

Con eso en mente, tan pronto como ella acepta el trabajo, el Guasón (Zach Galifianaikis), ofendido por la negativa de Batman a reconocerlo como su principal rival (“Estoy peleando con varias personas. Me gusta pelar sin compromiso”) reúne a sus secuaces y se rinden ante Gordon, no Batman. Indignado, Batman decide hacer todo por su propia mano – se escabulle a Arkham para mandar al Guasón a la zona fantasma.

Es una película llena de chistes, los escritores se burlan exitosamente tanto del carácter sombrío y arrogante de Batman, como de la historia del personaje. Se hacen referencias a las películas (“esa vez con el desfile y la música de Prince"), así como a las series de televisión y cómics. Se exprimen todas las fuentes para sacar los villanos más rebuscados de la galería de Batman – el Hombre Polka, El Caballero Fantasma y el Rey de los Condimentos son algunos de ellos. Y luego, para la final se liberan aún más.

Una queja muy común en las películas de superhéroes es que hay demasiados malos (Spiderman 3 se pasó al agregar a Venom a Sndman y al nuevo Duende) pero aquí Gremlins, Daleks, el Agente Smith de Matrix, Drácula, Godzilla, Sauron, Lord Voldemort y más son dejados en libertad. Probando que a veces, más es mejor.

Pero por más referencias a los fans que tenga y todos esos chistes sutiles, esta sigue siendo una película para niños (ya han pasado más de dos décadas desde que tenemos una película así)  y como tal, hay una lección para que Batman (y los niños) aprendan. Principalmente, el trabajo en equipo es bueno, los amigos son importantes y no debes pasar todas tus noches comiendo langosta recalentada.

Esto se manifiesta cuando el solitario Bruce Wayne sin darse cuenta y de manera distraída adopta al huérfano Dick Grayson (Michael Cera), quien descubre la baticueva y quiere volverse su compañero. Luego, para desgracia de Batman, el batiequipo se vuelve más grande. Después de resistirse a la compañía, entiende que en conjunto podrán derrotar al Guasón y su ejercito. Esto se vuelve cansado, pues el Caballero Oscuro se niega a cambiar, pero hay tantas cosas pasando que ese detalle es fácil de perdonar.

Esta es la tercera vez que Batman sale en una película en los últimos 11 meses. Y The Lego Batman Movie a revertido la premisa: oscuro y temperamental es malo, ridículo y cómico es bueno. Si la merecemos es irrelevante – esta es la película de Batman que necesitamos ahora. 

Comenta esta nota