Redacción Empire | Features 27/11/17

Las películas de Batman rankeadas de la mejor a la peor

Con el reciente estreno en cines de Liga de la Justicia (Justice League), en el mundo entero se ha desatado una nueva fiebre por los superhéroes de DC Comics. Ahora es común encontrar en todos lados, y en diversas presentaciones, los rostros de la Mujer Maravilla, Aquaman, Flash, Cyborg, Superman y, por supuesto, también el de Batman; el superhéroe de DC que más películas ha tenido hasta ahora. 

Mientras continúan los rumores sobre la posible salida de Ben Affleck del Universo Extendido de DC (DCEU por sus siglas en inglés) y los fans especulan acerca de quién podría ser un reemplazo adecuado—teniendo hasta ahora como principal candidato a Jake Gyllenhaal—, nosotros decidimos hacer un ranking con todas las películas live action que se han hecho hasta este momento con Batman como protagonista y que no pertenecen a la actual franquicia fílmica de Warner.

Sólo por el gusto de demostrar que ser un excéntrico millonario con ganas de salvar su ciudad no es una tarea fácil, y acomodadas de la mejor a la peor, estas son las cintas que el hombre murciélago ha protagonizado en la pantalla grande antes de su incorporación al DCEU y a las cuales en el futuro se unirá The Batman.

The Dark Knight (2008)

Christopher Nolan reinventó por completo al Caballero Oscuro de Gotham en el cine y le otorgó el realismo necesario para hacernos sentir que Batman era menos un superhéroe de cómics y más un ser humano con sed de venganza muy parecido a cualquiera de nosotros. Definitivamente el punto máximo de su trilogía llegó con ésta su segunda entrega.

Aquí encontramos a un héroe que añora ya no tener que serlo y que espera por fin limpiar las calles de su ciudad para poder ser feliz con la persona a la que ama. Otro punto muy valioso a resaltar de este film es la desquiciada y perturbadora actuación de Heath Ledger como el Guasón. No por nada el fallecido actor recibió un Óscar y un BAFTA por su trabajo. 

2.- Batman Begins (2005)

Con esta producción comenzó la ya mencionada batitrilogía de Nolan. Luego de Dark Knight, ésta es sin duda una de las mejores cintas en mostrar el origen de un superhéroe. Además, el film cuenta con una ingeniosa narrativa que le otorga cierta originalidad: Nolan alejó la trama de clichés habituales del subgénero cinematográfico.

Es más, pocos imaginaban que se trataría del primer capítulo de una trama que puede interpretarse como una montaña rusa de emociones que te sorprenden de principio a fin. Nolan mostró el lado humano de Bruce durante su proceso a convertirse en Batman. 

Batman (1989)

Tal vez no sea el primer largometraje del Hombre Murciélago, pero sí se trata del primero en el que se le hizo justicia en el cine; en el que el personaje realmente lució cómo debería. A pesar de la elección de Michael Keaton como protagonista—la cual causó mucha polémica en su momento—, al final entregó una de las mejores versiones cinematográficas del personaje hasta la fecha.

Mención aparte para el excelente trabajo hecho por Jack Nicholson como el infame Joker y para
la dirección de Tim Burton, cuya imaginación nos regaló una gran historia de Batman con un toque de cine negro.

Batman Returns (1992)

Tim Burton regresó a la dirección de un filme de Batman con esta secuela, la cual no logró superar en calidad a su antecesora pero sí quedar casi a la par con villanos tan peculiares como perturbadores que presentó—el Pingüino de Danny DeVito y la Catwoman de Michelle Pfeiffer siguen siendo inolvidables—, además de una historia llena de intriga y buenas secuencias de acción.

También vale la pena destacar lo logrado en el apartado de diseño de arte con una Ciudad Gótica que luce lúgubre, fría e increíble.

The Dark Knight Rises (2012)

Siendo honestos se trata de la entrega más floja bajo la dirección de Nolan, pero eso no significa que se trate de un mal cierre. Se agradece la referencia al fatídico episodio de los cómics en el que vemos a un Batman quebrado (literalmente) tras el brutal ataque de Bane, quien aquí es convertido de manera atinada en un terrorista moderno que sólo quiere ver arder a Gotham y que está sumamente comprometido con su causa.

También se trata del tortuoso viaje de un héroe que se reencuentra a sí mismo para cumplir con su objetivo. En pocas palabras. Nolan cerró su trilogía dejando claro que siempre que se necesite, habrá un Batman.

Batman: The Movie (1966)

¿Quién no recuerda la clásica serie de los 60 de Batman que era protagonizada por el fallecido Adam West? Pues dicha producción televisiva tuvo una cinta que se hizo a partir del guión del que originalmente sería su episodio piloto, pero que era muy caro de hacer en su momento.

Con el éxito de la primera temporada, se decidió hacer la película en la que el batihéroe y Robin debían detener la malvada alianza formada por Joker, el Acertijo, Catwoman y el Pingüino. Básicamente, se trata de un capítulo más largo que incluye todos esos elementos que caracterizaron al show.

Batman Forever (1995)

Después de dos muy buenas películas de Batman, la suerte cinematográfica del personaje comenzó a irse con esta cinta que resultó bastante regular y con muchos detalles en su contra. Para empezar, se extrañó a Keaton como protagonista debido a que Val Kilmer simplemente no fue capaz de llenar sus zapatos y los villanos dejaron mucho qué desear. Fue el principio del fin para el héroe enmascarado en el cine.

Batman & Robin (1997)

No exageramos y tampoco mentimos al decir que se trata de la PEOR película de Batman que se ha hecho en toda la historia del cine. Las razones para estas afirmaciones son varias. De hecho, es justo decir que esta cinta fue la causante de que se tomara la decisión de ya no hacer películas de Batman durante varios años… sí, así de mala es.

Para empezar, ¿a quién se le ocurrió la ridícula idea de los tan notorios batipezones en el traje del héroe? A esa le siguen otras ideas igual de malas como la batitarjeta de crédito y a Batman afirmando “nunca salgo sin ella”—el hecho de decir que algo es "bati" no lo hace cool—, también está el hecho de convertir a Bane en un secuas caricaturizado y otro error fue darle a la comedia más peso que a la historia o a la acción. Al final este filme es sumamente ridículo y deja atrás por completo ese tono más oscuro que había caracterizado a los anteriores. Este título es tan malo que su director (Joel Schumacher) y su protagonista (George Clooney) ya han pedido disculpas públicamente por el resultado.

Comenta esta nota