"Es una película muy auténtica en el sentido de la fiesta mexicana": Hablamos con Joaquín Cosio

Publicado el día 12 de Octubre del 2017, Por Redacción Empire

"Lo que me gusta de este tipo de personajes es su ambigüedad".

Aqui va un banner...

Después de darle vida a Mascarita, en Matando Cabos, resultó difícil imaginar a Joaquín Cosío en un personaje que no fuera un tanto rudo. Esa idea se reforzó unos años más tarde, cuando Luis Estrada lo invitó a darle vida a El Cochiloco, en El infierno.

La personalidad de ambos papeles, sumada a la apariencia del histrión —corpulento, de nariz prominente y un entrecejo de miedo—, lo convirtieron en un imán para roles de hombres autoritarios, salvo enalgunas atinadas excepciones, como su entrañable Gabriel en La delgada línea amarilla. Ya lo vimos como un narco a la Oliver Stone (Salvajes) y se puso uniforme militar ante el icónico miembro del Servicio Secreto británico, James Bond (Quantum of Solance).

Y es que al verlo, impone. Cuando se le ve en la pantalla, en el escenario de un teatro o atravesando el estudio donde EMPIRE realizará la entrevista, cuesta visualizarlo como profesor en la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez —trabajo que alternaba con obras de teatro en esa ciudad— y como padre amoroso, que es como se muestra segundos antes de encender la grabadora, cuando no deja de sonreírle a su hijo Tarek.