Obra maestra Empire: 'Romeo y Julieta'

Publicado el día 05 de Octubre del 2017, Por Anaid Ramírez

La versión moderna de la obra de Shakespeare que fue veneno para la taquilla.

Aqui va un banner...

“En la ciudad de Verona, donde acontecieron estos hechos, dos familias igual de nobles...”. El prólogo de uno de los grandes clásicos de William Shakespeare aparece en escena, pero no es una persona vestida pomposamente quien nos introduce a la rivalidad entre los Montesco y los Capuleto; en la versión de Baz Luhrmann de Romeo y Julieta es una presentadora de noticias, a través de una televisión, la encargada de recitar las primeras líneas del famoso caso de los enamorados.

Y es que el director australiano no se conformó en que su segundo largometraje fuera una adaptación de la obra de Shakespeare. En el debate del ser o no ser, optó por ser arriesgado y apostó por trasladar la historia a la época contemporánea.

La idea era, según ha dicho Luhrmann en varias entrevistas, presentar el relato como si el propio Shakespeare estuviera dirigiendo la película y mostrar que la literatura clásica no pierde vigencia con el paso del tiempo. Se trata, en palabras de la decoradora de set, Brigitte Broch, “de una película que no tiene época”.

Ese traslado temporal también implicó un salto en el espacio. El Puerto de Veracruz, los puentes vehiculares de la Ciudad de México, el castillo de Chapultepec y la Iglesia del Purísimo Corazón de María (aka. la de la enorme virgen en el techo, aka la de Gabriel Mancera) convencieron a Luhrmann para construir la versión actual de Verona en varias locaciones de nuestro país.

Pero debemos decir que esa decisión tuvo sus pros y contras. Como lo dijo Napoleón, “si no sabes del dolor, no sabrás de la alegría”, y durante las escenas filmadas en México, esta cinta tuvo más viento en contra. Literal.