Jonathan Sánchez | Features 29/09/17

Duelo de espías: James Bond vs Kingsman

A lo largo de su historia, el séptimo arte nos ha entregado muchísimas películas protagonizadas por diversas clases de espías y agentes secretos que, cada uno a su manera, hacen lo necesario para cumplir con difíciles misiones. Pero lo que no cabe en duda es que James Bond es el máximo representante del ahora popular subgénero cinematográfico de espionaje; sin embargo, con el paso del tiempo han llegado más franquicias igual de populares que la del personaje creado por Ian Fleming, entre las cuales han sobresalido en años recientes las de Jason Bourne y Misión Imposible, y a las que ya acompañan a Kingsman, que con apenas dos entregas—siendo Kingsman: The Golden Circle (Kingsman: El círculo dorado) la más reciente—se ha convertido en otro referente obligado del cine de espías.

Mientras que las cintas de James Bond han establecido cierta fórmula de lo que debe ser y tiene que incluir una buena película sobre espías, Kingsman presenta a esos héroes con mucho humor burlándose de las reglas previamente establecidas. Todo con una actitud desfachatada que seguramente ya ha hecho enojar al agente 007. Con el regreso de Eggsy a la pantalla grande y mientras siguen llegando rumores sobre la siguiente misión del agente que trabaja para el MI6, por mera diversión vale la pena poner a sus respectivas franquicias a duelo para definir quién es el mejor espía y por qué es así.

James Bond, un galán inglés con licencia para matar

A inicios de la década de los 50, el periodista y escritor Ian Fleming, sin saberlo, creó al que se convertiría en uno de los personajes más representativos en la historia del cine. James Bond, un agente encubierto que trabaja para la inteligencia británica y que además de ser un auténtico conquistador al que casi ninguna mujer se le puede resistir, es un especialista en resolver las misiones más complicadas. 

La primera aparición del 007 fue en 1952 en el libro Casino Royale, en total protagonizó 12 novelas y dos colecciones de cuentos. Su debut en la pantalla grande se dio con Dr. No en 1962, al que le han seguido otros 23 títulos y uno más que se estrenará en un futuro, dando un total de 25
filmes. En el cine, la fórmula siempre es la misma y sigue siendo igual de efectiva con un Bond que es presentado como valiente, patriota, leal,
encantador con las mujeres, refinado y siempre bien vestido para la
ocasión, además de siempre contar con los dispositivos más avanzados para salir de casi cualquier problema. Como plus, el soundtrack que usan para sus películas siempre resulta muy atinado: encierra a la perfección la esencia del personaje, quien también es famoso por una serie de frases que muchos de nosotros ya hemos memorizado. 

Hasta ahora, son seis los actores que han interpretado a James Bond: Sean Connery (1962-1967, 1971,1983), George Lazenby (1969), Roger Moore (1973-1985), Timothy Dalton (1987-1989), Pierce Brosnan (1995-2002) y Daniel Craig (2006-actualidad). La franquicia ha tenido a varios directores, el último ha sido Sam Mendes, también ha sido nominada a varios premios y ha ganado algunos importantes como el Óscar, Globo de Oro y BAFTA.

Fuera de los roles protagónicos, en el resto de sus papeles ha tenido a intérpretes como Judi Dench, Ralph Fiennes, Halle Berry, Eva Green, Monica Bellucci, Christopher Lee, Christopher Walken, Benicio Del Toro, Mads Mikkelsen, Javier Bardem y Cristoph Waltz.

Kingsman, caballeros con trajes elegantes que saben patear traseros

Para esta joven franquicia todo comenzó con The Secret Service, una serie de cómics sobre espionaje que fue escrita por Mark Millar y Dave Gibbons, que se publicó originalmente en 2012. Años más tarde, el director Matthew Vaughn encontró la forma de llevar la historia al cine con Kingsman: The Secret Service y en este 2017 nos entrega una secuela esperada por muchos, Kingsman The Golden Circle 

En la primera entrega conocimos la historia de una agencia secreta británica que está deslindada de su gobierno y opera en las sombras para mantener el orden. Su fachada es una tradicional sastrería y sus agentes son seleccionados entre lo mejor de lo mejor, contando con nombres clave tomados de la leyenda del Rey Arturo y sus caballeros, porque justo eso es lo que son: caballeros que han cambiado las armaduras por finos trajes y las espadas por una exquisita variedad de armas que no cualquier espía tiene a su alcance.

Aquí el protagonista es Eggsy, un joven de los barrios bajos que vive con su mamá después de que años atrás su padre falleciera al intentar ser un Kingsman. El improbable héroe se va abriendo paso gracias a los consejos de Galahad, a quien le quita el lugar en Kingsman: The Golden Circle, secuela que
llega acompañada de una nueva amenaza y en la que conocemos a los primos estadounidenses de la organización británica, los Statesman, quienes toman sus nombres de bebidas alcohólicas y son menos refinados.

Desde sus inicios, a Kingsman se le concibió como una parodia de James Bond y cumple a la perfección con ese objetivo, resulta más entretenida y cuenta con más acción, aquí no hay reglas y todo es llevado al extremo.

En conclusión... 

A pesar de ser más cool en actitud, tener buenos trajes, contar con lo último en tecnología, combinar efectivamente acción con humor y de ser más vistosos a la hora de patear traseros, a los caballeros de Kingsman todavía les
queda un largo camino por recorrer para poder estar a la altura de las historias de James Bond, pues él agente 007 vive impregnado en el imaginario colectivo de muchas generaciones. Pero eso no quiere decir que Kingsman no vaya por buen camino y definitivamente es una franquicia que, de manera muy única, ha logrado darle la vuelta a las historias sobre espías. 

Después de leer esto, ¿cuál es tu espía favorito? 

Comenta esta nota