10 soundtracks del nuevo milenio que te van a volar la cabeza

Eric Ortiz García | Feature 10/08/17

10 soundtracks del nuevo milenio que te van a volar la cabeza

Baby Driver, la película de carros conducida por música de Edgar Wright, llegó solo meses después del estreno de Guardianes de la Galaxia Vol. 2; así que no creemos exagerado decir que 2017 ha sido un gran año para los soundtracks. Ambos directores, Wright y James Gunn, cuidaron hasta el más mínimo detalle de las compilaciones musicales que acompañan a sus largometrajes, permitiendo así que nuevas generaciones conozcan música del pasado y que los adultos (muy adultos) se reconecten con temas olvidados.

Tomando de pretexto el estreno de Baby Driver en México, hicimos un recuento de los soundtracks del nuevo milenio que seguramente van a volarte la cabeza. Date.

Death Proof 

Luego de coronarse como el maestro absoluto del soundtrack en los años noventa, Quentin Tarantino continúo por el camino de la excelencia musical con prácticamente todos sus largometrajes de los últimos 17 años.

El de Death Proof  le recordó al mundo joyas como “Baby, It’s You” de Smith, rehusó el bello tema instrumental que Pino Donaggio compuso para Blow Out de Brian De Palma, pero más importante: aprovechó la memorable “Down in Mexico” de los Coasters en una de las escenas más icónicas y sexys de su
tributo al cine de explotación. 

Baby Driver

Edgar Wright es un gran fanático de la música y desde su ópera prima, El desespertar de los muertos, lo demostró. Pero la compilación de 30 temas que produjo para Baby Driver es, sin duda, su mejor aporte a los soundtracks más épicos hasta ahora. En la colección hay de todo: desde soul, rock, punk, hip hop, hasta un tema instrumental que se llama “Egyptian Reggae”. Wright no distingue entre lo popular y lo oscuro, y eso se lo van a agradecer quienes siempre están
dispuestos a descubrir música del pasado. 

 Searching for Sugar Man

Seguramente ahora todos los hipsters se jactan de haber conocido a Rodriguez antes del estreno del documental ganador del Óscar, Searching for Sugar Man. Complicado que esto sea cierto, dado que pocos filmes logran recuperar el tiempo perdido y brindarle algo de justicia a un músico que permaneció en la obscuridad por varias décadas, salvo en países como Sudáfrica y Australia. El soundtrack es la mejor forma de entrarle a su música al tener material de sus únicos dos álbumes de estudio. Los cuales sobra decir que son la onda. 

 Ciudad de Dios

Ritmos de funk irresistibles, soul en portugués, la inolvidable “Metamorfose Ambulante” de Raul Seixas, y un par de bellísimos temas del legendario compositor Cartola son parte de la importante película sobre el crimen en las favelas brasileñas. Una perfecta introducción a la riqueza musical de dicho país sudamericano. 

Dos tipos peligrosos

Tristemente, el regreso de Shane Black al film noir es una de las comedias más infravaloradas de la presente década. Su soundtrack, de igual forma, pasó un tanto desapercibido, a pesar de estar al nivel de una compilación de, principalmente, música de los setenta como la de Guardianes de la Galaxia.

El OST de Dos tipos peligrosos es un manjar para los fans del soul, el funk, el rock y la música disco: Earth, Wind & Fire, Kool & The Gang, Al Green, Bee Gees, The Temptations y más. 

 Escuela de rock

Muchos ven a Jack Black como un mero entusiasta del rock; no tendría nada de malo si esto fuera cierto, pero la realidad es que Black es un músico genuino (para prueba de ello su banda Tenacious D). Como era de esperarse, el soundtrack de la comedia, Escuela de rock, está plagado de clásicos del género - hasta Led Zeppelin aceptó ceder “Immigrant Song”-, por ende, es aún más valioso que el propio Black y su grupo de músicos adolescentes destaquen con un tema homónimo original y con el genial cover de AC/DC, “It’s A Long Way To The Top”.

 Flores rotas

El cine de Jim Jarmusch siempre ha estado ligado íntimamente a la música—el director originalmente fue parte de la escena de punk rock en Nueva York a finales de los setenta— junto a leyendas vivas como Neil Young, Iggy Pop y Tom Waits. Cualquier soundtrack de Jarmusch es valioso y entre los más recientes está el de Flores rotas con Marvin Gaye, The Greenhornes, Dengue Fever y, quizás en el principal descubrimiento, la cantautora Holly Golightly y su “There Is An End”. 

Guardianes de la Galaxia Vol. 1 y 2

El soundtrack más popular en lo que va de la década le brindó una necesaria dosis de frescura al gastado subgénero de las películas de superhéroes. Nada como ver al héroe galáctico Star-Lord bailar al ritmo de “Come and Get Your Love” en la secuencia inicial, o a un extraterrestre disfrutar de los placeres terrenales de la “Piña Colada Song”. Cabe añadir que el segundo volumen del Awesome Mix, compilado también por James Gunn, no decepcionó (imposible hacerlo cuando tienes a Fleetwood Mac y al maestro Cat Stevens). 

Kill Bill

En el futuro jamás se podrá pensar en el cine de acción de principios de los 2000s sin dejar fuera esa icónica secuencia en la que la Novia (Uma Thurman) observa en su motocicleta mientras los primeros acordes de “Battle Without Honor or Humanity” comienzan a sonar, justo antes del arribo de su contrincante O-ren Ishii (Lucy Liu). Y ese es solo un momento musical de una colección que, en dos volúmenes, reúne cerca de 40 temas de artistas como Ennio Morricone, Nancy Sinatra, Johnny Cash y RZA. Todo un clásico moderno. 

Inherent Vice 

Si bien la serie The Get Down sobreexpuso “Vitamin C” de
Can, ese temazo siempre le va a pertenecer a los magistrales primeros minutos de Inherent Vice, la adaptación de Paul Thomas Anderson de la novela homónima del misterioso Thomas Pynchon.

Ni que decir del modo inolvidable en el que Anderson usa “Journey Through the Past” de Neil Young en, literalmente, una nostálgica mirada al pasado de los protagonistas. Aunado a todo esto, buena parte del soundtrack es otra contribución original de Jonny Greenwood, guitarrista de Radiohead que ha trabajado ininterrumpidamente con el director desde Petróleo sangriento.

Comenta esta nota