Magic Fest 2017: el fraude más grande que he vivido

Diego Urdaneta | Feature 19/07/17

Magic Fest 2017: el fraude más grande que he vivido

Entradas agotadas desde abril, mucho hype en redes sociales; y un lineup de invitados interesantes hacían pensar que en este Magic Fest, mínimo iba a conocer al primo de Harry Potter e iba a salir de la convención sabiéndome dos o tres hechizos. Incluso el evento se anunció como "la convención más grande de magia y fantasía del país".

Por fin llegó el sábado 15 de julio, primer día del Magic Fest. Me levanté de la cama un poco emocionado ya que, seamos sinceros, ¿a quién no le gusta la magia o Harry Potter? Pasé muchos años de morrito tratando de ser mago para impresionar a mis amigas sin éxito alguno, obviamente.

Al llegar al lugar del evento, vi una larga fila de personas; algunas disfrazadas del mismo Harry, de Dumbledore y otros que solamente se fueron con una especie de "túnica" y bufanda con los colores de Howgrats. Padres y madres con sus hijos, parejitas dandose besitos, adolescentes con escobas. Todos muy emocionados por tener la experiencia "mágica" que les vendieron.

Pensé que el desorden en las filas y poca organización para entrar era algo normal. Al final del día estamos en Latinoamérica y no en Suecia. 

Para ponerlos en contexto, el Magic Fest 2017 ofrecía: 

-Cafeterías temáticas

-Stands con mercancía original

-Actividades

-Concurso de Cosplay

-Miles de pesos en premios

-Invitados nacionales e internacionales


Ahora, esta es la verdad acerca de cada cosa que la convención ofreció:

CAFETERÍAS TEMÁTICAS

No sé si el organizador en realidad vio alguna película de Harry Potter, o simplemente sabía por algún tweet que leyó sobre las cervezas de mantequilla. Pero, para empezar, las "cervezas" eran vasos con una especie de frapuccino y el sabor era de lo peor que he probado en mis largos 27 años de existencia. Era como probar margarina con trozos de hielo.

 

STANDS CON MERCANCÍA ORIGINAL

Solo hacía falta ver los stands de "mercancía original" para entender que los organizadores no tenían idea de lo que eso significa. Habían pósters —algunos pixelados—, que podías encontrar en el centro de la ciudad. Básicamente teclearon en Google "posters Harry Potter" y los imprimieron. Ahh, y habían también posters de Crepúsculo pero sigo sin entender por qué. ¿Será Robert Pattinson el nuevo Harry Potter? No sé.

ACTIVIDADES

Con tanta publicidad y el alto costo de las entradas, mínimo me esperaba cursos para ser hechicero o algo así. Las "actividades" que habían daban lástima: una especie de Quidditch que más bien parecía cricket para borrachos, y mi favorita: mirar una persona con una serpiente y hacerte fotos por 20 pesos. Ajá, pagas por entrar al WTC y luego pagas otra vez para hacerte una foto con una serpiente y una mujer que no tiene nada que ver con la franquicia. Para eso mejor iba al zoológico o me quedaba en casa viendo videitos de National Geographic en Youtube. 

CONCURSO DE COSPLAY

¿Neta? Jamás, en las tres largas horas que estuve en la "convención" vi algo parecido a un concurso. No sé, quizás el concurso lo ganó esto que colocaron los organizadores para "decorar".

MILES DE PESOS EN PREMIOS

Primero, ¿qué significa esto? Pueden ser 2,000 pesos, o 20.000 pesos, o 99.383 pesos. Obviamente no dieron ni medio peso, y lo más cercano a "premios en pesos" fue la cantidad de dinero que se ganó el organizador. Aunque, afortunadamente, la gente le reclamó en su cara el gran fraude y lo persiguieron por todo el WTC.

Esto sí es digno de una película de Harry Potter.

INVITADOS NACIONALES E INTERNACIONALES

Sí tuvieron a los artistas nacionales prometidos, pero obviamente al más esperado (Asher Potter), no. Pero no todo estaba perdido amigos, por esta cancelación ofrecián un boleto VIP gratuito para la próxima edición (¿quién chingados irá a ir?) o participar en el sorteo de un viaje al parque Wizarding World en Orlando con pasaporte y solicitud de visa pagada.

A ver:

¿Tiene contactos con Donald Trump? ¿Y si niegan la visa? No mames.

En conclusión, fue el peor evento al que he asistido en mi vida. No había absolutamente nada de lo prometido, y lo que sí había era una gran burla para cualquier fan (o no fan también) de Harry Potter.

La comida estaba terrible, la cerveza de mantequilla aún me da pesadillas, y lo único divertido que encontré fue poder ver a un búho. Al final del día, mis amigos los búhos no tienen la culpa de la irresponsabilidad de algún organizador. 

***Revista Empire contactó a Magic Fest y hasta ahora no hemos obtenido respuesta.

Comenta esta nota